Cambios en la Cochrane Library

En el número de 14 de octubre de The Review and Methods Digest anuncian cambios para 2017 en la Cochrane Library:

 

  • A principios de 2017 se implementaran mejoras en la pantalla y nuevas características para las revisiones Cochrane y otros artículos; mejoras en la CENTRAL; enlaces entre CDSR y CENTRAL y una interfaz de búsqueda mejorada.
  • Una nueva versión en español de la Cochrane Library, que incorpora el contenido traducido de la Cochrane Review en La Biblioteca Cochrane Plus.
  • The Cochrane Library también incorporará Cochrane Clinical Answers, con más de 1200 artículos vinculados a las revisiones Cochrane.
  • Una función de búsqueda federada permitirá búsquedas de otras revisiones sistemáticas a través Epistemonikos.
  • Se eliminaran varias bases de datos (DARE, HTA, EED) por falta de actualización.
  • El Cochrane Methodology Register  migrará y estará archivada en el sitio web Cochrane Methods.
  • La base de datos Cochrane Collaboration se eliminará.

 

Anuncios

Mejoras en el formulario PICO de EMBASE.com

Desde el pasado 31 de enero de 2016 disponemos de una opción de búsqueda PICO en EMBASE.com que ya anunciamos en biblioGETAFE (Búsqueda PICO en EMBASE).

Recientemente, el 24 de junio de 2016, han mejorado el formulario de búsqueda PICO incluyendo el campo de diseño de estudio (o varios) de campo, lo que permite búsquedas de medicina basada en la evidencia más estructurados. Además, se han realizado mejoras adicionales a la búsqueda de PICO que harán que la búsqueda de información sobre los sinónimos sea más fácil y el uso de la página sea aún más sencillo.

EMBASE PICO Junio 2016

Para una descripción completa de todas las mejoras aquí.

Pasos para la búsqueda de información en una revisión sistemática (parte II)

En la primera parte vimos cuales los primeros pasos para la búsqueda de información en una revisión sistemática:

  • Si esta es la primera vez que hacemos una revisión sistemática podemos comenzar leyendo el Manual Cochrane de Revisiones Sistemáticas(Parte 2, Capítulo 6).
  • Comprobar si ya existe una revisión anterior o si está en curso.
  • Incorporar a un bibliotecario en el equipo.
  • Confeccionar un protocolo y registrarlo.

Una vez realizados estos preliminares toca el turno de la búsqueda bibliográfica. Lo primero sería hacer una búsqueda preliminar (conocida como scoping search ). Esta primera búsqueda nos ayudará a preparar el proyecto general, entender las preguntas clave, identificar las revisiones sistemáticas existentes, identificar el primer conjunto de estudios primarios potencialmente relevantes y estimar los recursos que van a ser necesarios para realizar la revisión sistemática.

Por lo general, esta búsqueda preliminar se centra en buscar sistemáticamente en fuentes de información preseleccionadas (p. ej.: en Medline con el filtro correspondiente, Cochrane Library, CRD Database, NICE, AHRQ,…) revisiones sistemáticas del tema. Otra posibilidad para esta búsqueda preliminar es aplicar otras técnicas de búsqueda como “snowballing” y “Similar Articles” en PubMed partiendo de un artículo relevante conocido por el equipo. Hay incluso quien recomienda el uso de twitter en esta fase de pre-búsqueda (https://twitter.com/giustini/status/735978949969223680).

En mi experiencia es importante hacer esta primera búsqueda y enviarla al equipo de la revisión para poder recibir su feedback. Además, sirve al bibliotecario para enfocar la búsqueda definitiva generando una lista de términos tras el análisis de los artículos relevantes localizados para su posterior utilización en la estrategia de búsqueda en MEDLINE y en el resto de recursos. Una herramienta muy útil para esto es el Yale MeSH Analizer.

Antes de desarrollar la estrategia de búsqueda debemos partir de una pregunta claramente formulada siguiendo el esquema PICOS (Patient or population / Intervention / Comparison / Outcome / Study design). Los conceptos más importantes serán incluidos en la estrategia de búsqueda. No debemos incluir demasiados conceptos y, en general, la estrategia debe incluir la población, intervención y tipos de diseño de estudio. El resultado o outcome no suele incluirse en la búsqueda. Para desarrollar la estrategia de búsqueda tenemos que utilizar MeSH combinado con texto libre con el operador OR. En esta fase de la búsqueda es importante separar en diferentes líneas la búsqueda con MeSH de la del texto libre. De esta forma evitaremos errores y no nos perderemos entre tantos términos. Para localizar tipos de estudio se debe emplear los filtros de estudio existentes validados y que ya he comentado en biblioGETAFE.

El paso siguiente será la selección de las fuentes de información. La producción de una revisión sistemática requiere la búsqueda sistemática en varias bases de datos bibliográficas. La búsqueda en MEDLINE es insuficiente aunque no existe evidencia de la cantidad de bases de datos en las que se debe buscar. El manual Cochrane menciona MEDLINE, EMBASE y CENTRAL como las tres bases de datos más importantes para estudios primarios.

Los principales recursos de ciencias de la salud son: MEDLINEEmbase / Cochrane Collaboration / CENTRAL / EconLit / Dare / CINAHL / LILACS / IMEMR / Global Health Library /POPLINE / PsycInfo / ERIC / AMED / HEED / Campbell Collaboration / Proquest Central / Scopus / Web of Science /Health Services  Research, …

Si el tema de interés consiste en medicamentos o dispositivos, debemos ponernos en contacto con el laboratorio o el fabricante para localizar estudios no publicados disponibles en sus bases de datos. Para los medicamentos disponemos también de: Drug Information Portal, ChemID Plus, ChemSpiderTOXNET,  DynaMed Plus, Micromedex, AHFS Drug Information, BMJ Best Practice, NICE (UK), SIGN (UK), National Guideline Clearinghouse (USA) (Oday R, Snowden L; Where to find information about drugs;Aust Prescr 2016;39:88-95).

Dependiendo del objetivo de nuestra revisión, bases de datos regionales como MEDES o de temas específicos pueden ser relevantes. Además de las fuentes de ciencias de la salud, algunas revisiones sistemáticas pueden requerir el uso de recursos no sanitarios. Decidir cuáles elegir va a depender tanto del tema de nuestra revisión como de la disponibilidad, coste, …

Pasos para la búsqueda de información en una revisión sistemática (parte I)

La Colaboración Cochrane define revisión sistemática como la revisión de una pregunta formulada de forma clara que usa métodos sistemáticos y explícitos para identificar, seleccionar y evaluar de forma crítica las investigaciones relevantes, y para recoger y analizar datos de los estudios que se incluyen en la revisión. Se pueden utilizar, o no, métodos estadísticos (metanálisis) para analizar y resumir los resultados de los estudios incluidos.

Cada día se publican 11 revisiones sistemáticas, es un proceso laborioso que tarda en realizarse alrededor de 18 meses y en el que participan varias personas y se tienen que evaluar miles de artículos. La búsqueda en la literatura para la identificación de estudios, que es el fundamento de la revisión sistemática, es una tarea intelectual importante y que lleva un promedio de 6 semanas en desarrollarse.

Para el desarrollo de la búsqueda es necesario ser experto y tener habilidades de metodología de búsqueda. Al hacer la búsqueda bibliográfica hay que equilibrar entre la sensibilidad y especificidad y ha de ser lo suficientemente amplia, eficiente, actualizada y transparente. Además, hay que redactar la sección de métodos de búsqueda de la revisión y ser responsable del programa de gestión de la información.

findingthatworks

El Standards for Systematic Review incluye un conjunto de normas específicamente para la realización de búsquedas. El primer estándar (3.1.1) es que los equipos de revisión sistemática deben trabajar con un bibliotecario para planificar la estrategia de búsqueda. El tercer estándar de búsqueda (3.1.3) también afirma que un segundo bibliotecario debe realizar una evaluación inter pares de la estrategia. La inclusión de un especialista en información/bibliotecario médico hará que las estrategias sean fácilmente reproducibles (Golder S, Loke Y, McIntosh HM. Poor reporting and inadequate searches were apparent in systematic reviews of adverse effects. J Clin Epidemiol. 2008 May;61(5):440-8. doi: 10.1016/j.jclinepi.2007.06.005. Epub 2007 Oct 22. Review. PubMed PMID: 18394536), contengan menor cantidad de errores (Zhang L, Sampson M, McGowan J. Reporting of the Role of the Expert Searcher in Cochrane Reviews. Evid Based Libr Inf Pract. 2006;1(4):3-16. ISSN 1715-720X) y, en definitiva, mejoren la calidad de las revisiones sistemáticas (Rethlefsen ML, Murad MH, Livingston EH. Engaging medical librarians to improve the quality of review articles. JAMA. 2014 Sep 10;312(10):999-1000. doi: 10.1001/jama.2014.9263. PubMed PMID: 25203078Rethlefsen ML, Farrell AM, Osterhaus Trzasko LC, Brigham TJ. Librarian co-authors correlated with higher quality reported search strategies in general internal medicine systematic reviews. J Clin Epidemiol. 2015 Jun;68(6):617-26. doi: 10.1016/j.jclinepi.2014.11.025. Epub 2015 Feb 7. PubMed PMID: 25766056).

Si esta es la primera vez que hacemos una revisión sistemática podemos comenzar leyendo el Manual Cochrane de Revisiones Sistemáticas  (Parte 2, Capítulo 6).

Antes de empezar una revisión sistemática, hay que comprobar si ya existe una revisión anterior o si está en curso utilizando Medline de OVID o PubMed  con el filtro de Systematic Review o Clinical Query, Colaboración Cochrane, PROSPERO, HSRProj, Campbell Collaboration,  o el AHRQ Systematic Review data Repository. Si ya existe una, tenemos que comprobar si es demasiado antigua o es de mala calidad o con un enfoque diferente a lo que planeamos.

Si queremos hacer una revisión sistemática y necesitamos un tema podemos seleccionar un tema de interés de la lista de prioridades de Revisión Cochrane (Cochrane Priority Reviews).

El siguiente paso de cualquier revisión sistemática comienza con un protocolo en el que se recoja la metodología del estudio. Este debe describir la razón de hacer la revisión, los objetivos y los métodos que se usarán para localizar, seleccionar y evaluar los estudios de forma crítica, además de cómo se recogerán y analizarán los datos de los estudios incluidos. El propósito de tener un protocolo es promover la transparencia de los métodos y reducir el sesgo (Moher D, Shamseer L, Clarke M, Ghersi D, Liberati A, Petticrew M, Shekelle P, Stewart LA; PRISMA-P Group. Preferred reporting items for systematic review and meta-analysis protocols (PRISMA-P) 2015 statement. Syst Rev. 2015 Jan 1;4:1. doi: 10.1186/2046-4053-4-1. PubMed PMID: 25554246; PubMed Central PMCID: PMC4320440.; Shamseer L, Moher D, Clarke M, Ghersi D, Liberati A, Petticrew M, Shekelle P, Stewart LA; PRISMA-P Group. Preferred reporting items for systematic review and meta-analysis protocols (PRISMA-P) 2015: elaboration and explanation. BMJ. 2015 Jan 2;349:g7647. doi: 10.1136/bmj.g7647. PubMed PMID: 25555855.).

Una vez tengamos el protocolo, es conveniente el registro del protocolo en  PROSPERO para que pueda ser revisado y reducir la duplicación innecesaria de esfuerzos entre los investigadores. PROSPERO es un registro prospectivo Internacional de Revisiones Sistemáticas. La inscripción es gratuita y abierta a cualquier persona que quiera realizar revisiones sistemáticas. Los protocolos Cochrane se cargan automáticamente en Próspero.

prospero

¿Qué son las revisiones sistemáticas?

Nos enfrentamos a cantidades inmanejables de información relativa a evidencia en investigación sanitaria. Las revisiones sistemáticas tienen como objetivo reunir toda evidencia que se corresponda con unos criterios de elegibilidad establecidos previamente, con el fin de orientar un tema específico de investigación.

La Colaboración Cochrane prepara, mantiene y fomenta la difusión de revisiones sistemáticas basadas en la evidencia. Además, dispone de un Cochrane canal en Youtube con vídeos tan interesantes como el que aquí os dejo que proporciona una explicación sencilla de que son las revisiones sistemáticas.

29 DE SEPTIEMBRE, DÍA MUNDIAL DEL CORAZÓN

corazon2015Un partido de infarto, corazones rebeldes, con el corazón en un puño, corazón partío, descorazonados, de todo corazón… Si hay un icono banalizado, exprimido, comercializado… éste es, sin duda, el corazón. Máquina perfecta a la que cada 29 de septiembre el mundo le dedica un día para recordarnos que conviene cuidarlo, revisarlo y tenerlo en las mejores condiciones para que no nos dé un susto de muerte, y nunca mejor dicho.

Desde 2000, todos los 29 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón con el objetivo de concienciar a la población sobre lo que supone la primera causa de muerte en el mundo hoy en día y que, según la World Heart Federation, podría llegar a suponer 23 millones de muertes en el futuro 2030.

Un alto porcentaje de estas muertes pueden considerarse prematuras y acaecen antes de los 70 años, acabando con la vida de personas que aún pueden y tienen mucho que hacer, decir y disfrutar. Evitando estas muertes mediante prácticas saludables se evitarían dramas familiares y pérdidas irreparables. Eso es lo que se propone esta campaña de 2015 y todas las campañas anuales anteriores.

Este año se ha elegido como lema Elegir un corazón sano para todos en todas partes con el objetivo de crear entornos saludables para el corazón y asegurar que todo el mundo tenga la oportunidad de tomar decisiones saludables para el corazón en cualquier lugr y actividad.

Recopilación de recursos en: http://www.netvibes.com/dia-mundial-corazon

Netvibes corazon

Restablecido acceso a UpToDate

Después de parón desde el 11 de agosto y renovada la suscripción por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI), desde este sábado 26 tenemos de nuevo acceso a UpToDate desde todos los sitios del Sistema Nacional de Salud.